A Place of Grace

Thought of the Week

    by Susan

    16 de octubre de 2017

(Nota: Un Lugar de Gracia se publica semanalmente)

 

Mi Túnica

En un crucero se puede viajar en la categoría de Rojo; Oro, Platino, Esmeralda; Diamante, etc. Entre más categoría mejor son los beneficios extras. Tenemos amigos que viajan en cruceros tanto como nosotros. El año pasado una de mis amigas comentó que no podía esperar el momento para viajar ya que para ese tiempo sería “Platino” y así obtendría una túnica. De alguna manera, nosotros alcanzamos la categoría “Platino” antes que ella y a partir de ese momento la bromeaba constantemente sobre la túnica que yo tendría. En Marzo pasado fui con mi familia a un crucero y le dije al encargado de la habitación en forma de broma, “quiero mi túnica, soy Platino”. Y como era de suponer, durante el crucero me bromearon con ese comentario que hice. Un día recibí un texto acompañado con una foto de parte de mi hija que decía: Ellie dice que ella es Platino y que ya tiene su túnica. En la foto, ella vestía una túnica más grande que su talla. Ese comentario nunca lo olvidarán, especialmente en la forma que lo dije. Yo estaba tan orgullosa de haber alcanzado la categoría de la “túnica”.

¿Sabías que hay una túnica mucho mejor y que viene con una Corona. Lo que da el privilegio de caminar por calles de oro en un lugar donde no se sufre dolor; ni enfermedad: no tristeza; no decepciones; no lágrimas ni lamentos.

¿Quiere usted saber cómo alcanzar ese nivel? Solo se alcanza cuando se reconoce a Jesús como Salvador.

Hay una canción que habla sobre vestir la túnica y la corona. Esta dice:

“Se vigilante, porque no sabes el día en que el Señor regresará por ti.

Si logras vencer, llegarás a vestir una túnica nueva y una corona.

Vigila, porque no sabes el día cuando el Señor se llevará tu alma.

Cuando la trompeta suene, yo obtendré la corona;

Obtendré la corona, cuando la trompeta suene.

Tan pronto como mis pies toquen Sion, dejaré todas mis cargas, me pondré mi túnica de Gloria.

Voy a gritar y decir la historia, me sentaré al lado de mi Rey Jesús, y le contaré cómo lo logré.

Vestiremos una túnica y una corona.” (Traducción libre)

¿Cuánto mejor será esa túnica? Que maravilloso será sentarse a los pies de Jesús y escucharle decir Su historia, y contarle a él nuestra, mientras le agradecemos por su maravillosa gracia. Y como dice la canción, nosotros no sabemos el día ni la hora cuando seremos llamados a Su presencia. Por eso evitemos que él tenga que decirnos, “no hay túnica para ti. Tu nombre no está registrado en el libro de la Vida del cordero. No podrás vestir una “túnica nueva”, porque al rechazar a Cristo perdiste el derecho”.

Reclama tu túnica y corona hoy. No pierdas tu oportunidad. Dile a Jesús que le amas y aceptas Su regalo de Salvación y Vida Eterna. Viste tu “Túnica” y “Corona” orgullosamente.

2 de Timoteo 4:8 Isaías 61:10; Revelación 21:3-8 Revelación 21:24-27 Revelación 7:9
 

Back to archive list

Copyright © 2017 Northwest Tampa Church of God