A Place of Grace

Thought of the Week

    by Susan

    25 de septiembre de 2017

(Nota: Un Lugar de Gracia se publica semanalmente)

 

Esperarando lo Inesperado

“Esperar lo inesperado” es la frase de un programa de televisión y es el nombre más apropiado para la última experiencia que pasamos con un huracán. El canal que reporta el tiempo, constantemente nos mostró, diferentes pronósticos acerca curso de este, su velocidad con que avanzaba…Se recibía diferentes reportes, y aunque la mayoría concordaban con su información dada por las computadoras, siempre estaba la posibilidad de esperar lo inesperado, ya fuese que cambiara su velocidad (aumentarla o disminuirla) o su curso. Podría entrar por tierra y perder su poder o sobre agua e incrementar su fuerza. Lo bueno es -si así se le puede llamar- es que uno tiene suficiente tiempo para prepararse para su llegada: Desde comprar comida enlatada, agua, candelas, focos…en caso de necesitarse. En lo que concierne a los míos, hubo dos formas de prepararse: Una familia tenía una caja llena de cosas esenciales y todo un plan para saber hacia dónde ir en caso de tener que desplazarse. Mientras que otra solo tenía un foco de baterías y dos candelas. El huracán ya casi llegaba y a pesar de que no teníamos mandato de salirnos de la zona, pensamos que no era prudente estar dentro de la casa, por estar rodeada de dos árboles grandes. Si, nosotros éramos esa familia que no estaba preparada y ¿adivine a dónde nos fuimos a refugiar? Pues a la casa de la familia que estaba mejor preparada. Todo eso me recordó la historia de las 10 vírgenes, 5 estaban preparadas y las otras 5 no. Si las ponemos en el contexto de un huracán, las que estaban preparadas tenían las ventanas de sus casas protegidas con madera; sacos de arena alrededor para prevenir la entrada de agua; suficiente alimento y agua, mientras que las otras que hicieron caso omiso a la advertencia, solo tenían, un poquito de aceite en sus lámparas porque no estaban preparadas en “esperar lo inesperado”. Siempre pensando, que tendrían el tiempo suficiente para conseguir más aceite.

En nuestras vidas, no podemos depender de otros en lo concerniente a nuestra salvación. No podemos llegar al cielo agarrándonos de otros, porque no estamos preparados. Se piensa que hay suficiente tiempo, no teniendo en cuenta que ningún ser humano conoce los años que caminará sobre la tierra. Hay que prepararse, como si hoy fuese el último día. Prepararse siempre “esperando lo inesperado”. Ya sea cuando se recuesta la cabeza sobre la almohada porque ha llegado la noche o cuando se ponen los pies sobre el piso porque un nuevo día ha comenzado, se debe estar listo para la llegada de Jesucristo. La Biblia nos dice que llegará como lo hace un ladrón por la noche, es decir llegará sin avisar. Y como nadie sabe el tiempo de su regreso, debemos estar siempre preparados, esperando lo inesperado

Mateo 25:1-13 1Tesalonicenses 5:2-4 Santiago 4:13-14 Proverbios 27:1  
 

Back to archive list

Copyright © 2017 Northwest Tampa Church of God