A Place of Grace

Thought of the Week

    by Susan

    19 de noviembre de 2018

(Nota: Un Lugar de Gracia se publica semanalmente)

 

Bien hecho

Porque corremos por la vida como si estuviéramos en una maratón? Porque sentimos o queremos que tenemos que ser los primeros en todo, tener lo mejor sin importar el costo, ser los primeros en la puerta del vecino? Porque sentimos que tenemos que trabajar trabajar trabajar hasta horas extras y para que? Decimos que trabajamos tanto para nuestra familia.

Cuando veo a la gente joven morir me hace pensar muchas veces acerca de mi vida, que se dirá del tiempo que pasé por esta tierra? Siempre me acuerdo de la época que por seis años trabajaba 80 horas a la semana. Mi razonar era para pagar las cuentas más rápido, para que las niñas tengan cosas bonitas y si miro hacia atrás las cuentas nunca estuvieron totalmente pagadas, las niñas tenían cosas bonitas, y mientras más ganaba más gastaba y más cuentas habian. Sabes que pasó las niñas crecieron fueron seis años de sus vidas que yo me lo perdí. No puedo regresar y recobrar todos estos años se perdieron para siempre y trataba de convencerme a mí misma que calidad de tiempo era mejor que cantidad de tiempo. Pero no siempre es verdad. Yo ruego a Dios que las niñas hayan crecido para ser responsables, buenas cristianas y buenas madres.

No podemos exagerar nada en la vida, hasta en nuestra vida espiritual. A veces nos estiramos tanto haciendo esto y lo otro por la iglesia y justificando todo Cristo, pero la verdad Dios ama a la familia aunque el debería de ser el primero, el quiere el balance en nuestras vidas y familias y que no seamos negligentes.

Piensa esto: a Dios no le importa qué clase de carro manejas, pero si a cuánta gente has transportado que necesitaba llegar al iglesia. A Dios no le importa cuan grande es tu casa pero si a cuanta gente has dado la bienvenida para poder alabar a Dios en ella. A Dios no le importa cuanta ropa tú tengas pero si a cuánta gente tú has vestido. A Diós no importa cuán alto es tu salario, siempre y cuando ayudes a la iglesia y al necesitado. A Dios no le importa qué título tengas en tu trabajo siempre y cuando lo hagas lo mejor posible y con la mejor integridad. A él no le importa en que vecindad tú vives pero si le importa saber cómo tú tratas a tus vecinos.

Espero que algún día Dios me diga “bien hecho, mi buena y fiel servidora”. Espero que mis amigos mi familia se sientan bendecidos de haberme conocido. Y tú? qué crees que se dirá de ti de el tiempo que viviste en esta tierra.


Mateo 25: 31-46

 

volver a la lista de archivos

Copyright © 2018 Northwest Tampa Church of God