A Place of Grace

Thought of the Week

    by Susan

    29 de octubre de 2018

(Nota: Un Lugar de Gracia se publica semanalmente)

 

¿Te han adelgazado?

Una maestra le dijo a sus estudiantes una ocasión, que trajeran una funda plástica y una funda de papas a la escuela. Entonces por cada persona a quienes ellos no podían perdonar y tenían una mala experiencia en la vida, tenían que coger una papa escribir en ella el nombre de la persona y la fecha y ponerla en una de las fundas de plásticas. Alguna de las fundas eran bastante pesadas.

Después les dijo que tenían que cargar la funda adonde fueran, a lado de la cama donde dormían por la noche, en el asiento del carro que estaba manejando, a lado del escritorio donde trabajaban, donde fueran la funda tenía que permanecer con ellos.

El problema de cargar este peso con ellos era para aclararles que este era un peso espiritual que cargaban y que tenía que ponerle atención todo el tiempo no olvidarlo en lugares vergonzosos. Claro que la condición de la papa cada día se veía mas asquerosa más maloliente. Y por lo tanto no era tan placentero cargarla. No pasó mucho tiempo cuando se dieron cuenta que deshacerse de la papa era más fácil que seguirla cargando.

Cuando leo esto pienso que es un ejemplo visual excelente en cuan asqueroso y maloliente el no perdonar es, la amargura el coraje y los resentimientos. Cuando una papa empieza a podrirse se vuelve maloliente aguada, se arruga pero pesa. Nuestros corazones se vuelven pesados con la falta de perdón. Podemos vernos bien por fuera pero por dentro es como un saco de papa babosas.

Yo tuve un gran pastor que una vez nos hablaba del no perdón. Y explicaba que el perdonar no significa que lo que estás diciendo a esa persona significa que lo que hizo estuvo correcto. Tú tienes simplemente que perdonar y dejar tu corazón limpio para que Dios te perdone a ti. Antes de oír eso yo tenía problema con un par de personas por el abuso que yo sentí y pensaba que al perdonarlos estaba diciendo que todo estaba bien, y eso no estaba bien. Cuando ella me explicó, sentí que todo el peso me lo había quitado con esto toda la amargura todo el resentimiento. Y muchos decimos “es que ud. no sabe lo que he pasado y lo que me han hecho” Bueno estoy aquí para decir que yo si se! porque en algún momento yo también estuve así. Yo pienso que todos tenemos una historia, pero tenemos que realmente perdonar a los otros y a nosotros mismos no importa cuán horrible o cuan ofendidos estemos.

Cuando estamos equivocados es como atarnos a la condenación y sentimos vergüenza.

Cuando le pedimos a Jesús, perdon, El nos perdona totalmente. Simplemente tenemos que aceptar su perdón y creer en su palabra que siempre es la verdadera. Nuestros pecados se quedan anclados en lo más profundo del mar para asi nunca más recordarlos. Alguien dijo que Jesús puso un letrero de “no se pesca”. Me gusta eso para asi no traer los resentimientos de vuelta, ya que la palabra dice; “ Y de esta forma no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús”.

Así que mi amigo elimina lo feo arrugado apestoso imperdonable y siente la paz y libertad que llega al dejar que Dios limpie tu corazón y tu mente.

Romanos 8:1 Mateo 6:9-15 Salmos 51:10-12 Salmos 55:22

 

volver a la lista de archivos

Copyright © 2018 Northwest Tampa Church of God