A Place of Grace

Thought of the Week

    by Susan

    27 de augusto de 2018

(Nota: Un Lugar de Gracia se publica semanalmente)

 

Mas preciosos que las flores y las aves del campo

¡Dios es maravilloso! Iba conduciendo mi auto camino hacia el trabajo una mañana, y podía ver en el oscuro cielo, la luna llena, grande y redonda. Se veía tan hermosa que daba la impresión de que se podía tocar. Entonces me puse a pensar en la grandeza y belleza que hay en la creación que nos rodea y que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de que está allí.

Al frente de nuestra casa, escondidas en la maleza, hay una planta que da flores. Un día Mike decidió quitar la maleza, podar las plantas y, días después saliendo de la entrada principal, ¡guau! puede ver la planta antes mencionada toda florecida. Antes, no podía verla porque la maleza la tenía cubierta, pero ahora estaba allí, llena de flores amarillas.

¡Como es que antes no se podía notar? Aunque la mala hierba invadió su terreno; aunque la maleza la cubrió, la planta fue lo suficientemente fuerte para sobrevivir. Y solo, después de que las malas hierbas o maleza fueron quitadas, fue cuando pude notar la planta y su belleza.

Lo mismo nos pasa a nosotros. Aunque como aquella planta nacimos para crecer fuertes y dar hermosas flores, las circunstancias de la vida como mala hierba nos tratan de esconder e eliminar. Y por años nos mantenemos escondidos, como adormecidos, sin producir belleza, solo tratando de sobrevivir. Y de pronto aparece el Especialista en Jardines, quien corta, saca la maleza, y poda las planta para que otra vez vuelva a renovarse y dar belleza. Sí, él nos poda, corta un poquito aquí, otro montón allá, para que volvamos a ser y a tener el mismo propósito para el cual fuimos creados.

Muchos de nosotros nos escondemos, tratando de no ser vistos por los que nos rodean y hasta por el mismo Dios. Quizás porque sentimos que no tenemos nada que dar. Tal vez ya hemos intentado en el pasado de encontrar un propósito, una razón de existencia, pero todos los esfuerzos nos han parecido en vano.

Si para Dios, las flores y las avecillas del campo son importantes, cuanto más nosotros. Para él no hay nada encubierto y ante sus ojos nosotros somos hermosos. Más aún, somos amados por él. Hemos sido creados con un propósito. Y como aquella planta podemos dar muchas flores bajo el cuidado del Gran Jardinero, y ese es Dios.

Mateo 10:29-31 Lucas 12:24,27-28,32
 

volver a la lista de archivos

Copyright © 2018 Northwest Tampa Church of God