A Place of Grace

Thought of the Week

    by Susan

    9 de julio de 2018

(Nota: Un Lugar de Gracia se publica semanalmente)

 

¡Manteniéndose firme!

Hoy día escuchamos, que los estudiantes en las escuelas aunque no quieran, tienen que fumar; tener sexo; usar drogas, etc., porque la presión del grupo es mucha. Mi amiga, que ya es adulta, no fue la excepción, y eso que uno piensa que cuando se tiene tal edad, se es más fuerte para resistir y no ceder a las presiones de otros. Ella fue presionada a firmar una petición con la que no estaba de acuerdo. Cuando se lo propusieron, muchos la estaban mirando y entre ellos estaban las personas con que trabaja diariamente; con las que comparte al mesa a la hora del almuerzo. Ella sintió, que no le quedaba otra salida más que firmar. Sino lo hacía, problamente sería confrontada y hasta rechazada por algunos del grupo. Como sabemos, toda acción tiene una reacción. Cuando la petición llegó al jefe de ella, quedó sorprendido, no podía entender el por qué el nombre de mi amiga estaba en esa lista. Ya ella le había manifestado estar en contra de lo que allí se pedía. El la confrontó, y ella no tenía nada que decir, ya estaba hecho.

Todo el fin de semana, tuvo que luchar con su conciencia. ¿Podían confiar en ella? Ella ocupaban una posición de autoridad y sus acciones no podían contradecir sus palabras. ¿Qué opinión tendrían sus compañeros y amigos de ella, después de aquello? Le molestaba grandemente el no haber sido lo suficientemente fuerte para decir no. De cómo permitió que la empujaran a hacer algo con lo que no estaba de acuerdo. Al final, terminó escribiendo una carta a su jefe. En ésta se disculpaba y pedía que su nombre fuese borrado de tal petición. Y que dejaba en claro, que verdaderamente estaba en contra de lo que esa petición demandaba.

Algunas veces, por lo que creemos o defendemos, nos hace personas no populares y puede que se rían de nosotros y hasta nos rechazen. Como es inclinar nuestra cabeza y orar por los alimentos antes de comer ante testigos. ¿Y qué de cuando testificamos acerca de Jesucristo y la gente nos mira como si tuviésemos seis cabezas? ¿Qué acerca de manifestar nuestro deseo de no trabajar los domingos, si es posible, porque queremos ir a la iglesia? ¿Qué de la posibilidad de correr el riesgo de morir, cuando decimos que creemos en Dios?

¿Qué del exponernos cuando le pedimos a alguien que no usen el nombre de Dios en vano o que no usen vocabulario sucio delante de nosotros? ¿Qué del momento en que decidimos retirarnos porque una persona está diciendo chistes vulgares o habla de temas inmorales? ¿Qué si decidimos no hacer algo que en el momento es popular y la gente lo hace porque está de moda? ¿Qué si defendemos nuestras creencias, sin importarnos si a otros le gusta o no?

La Palabra de Dios nos dice que no debemos ser “tibios” ni de doble ánimo. Se está a favor de Dios o se está en contra de él, no hay posición intermedia. No se les puede servir a dos señores. La Palabra dice que si confesamos a Cristo delante de los hombres, él nos confesará delante de su Padre.

¿Qué dicen sus acciones acerca de usted? ¿Si alguien lo acusa de ser un seguidor de Jesucristo, piensa que existe suficiente evidencia para que lo encuentren culpable? ¿Eres lo suficientemente fuerte para mantener tu posición? ¿Eres lo suficientemente fuerte para hacer lo que es correcto de acuerdo a Dios?

Mantengámonos fuertes en nuestra relación con Cristo, que cuando se nos juzgue, el veredicto diga que somos culpables. ¡Sí! Culpables de amar y servir a Jesucristo.

Revelación 3:16; Mateo 6:24; Lucas 9:25, 26
 

volver a la lista de archivos

Copyright © 2018 Northwest Tampa Church of God